En paz

“Si no tenemos paz dentro de nosotros, de nada sirve buscarla fuera.“

-François de la Rochefoucauld-

En paz, por escuchar a mi corazón y sus toques de atención, para que abra los ojos y mire hacia un “a partir de ahora”.

En paz, por aprender a priorizar y darme cuenta que la prioridad más importante soy yo misma.

En paz, por mostrarme siempre tal y como soy sin importarme lo que los demás puedan pensar.

En paz, por quedarme con los recuerdos bonitos, imposibles de eliminar del alma y el corazón.

En paz, por seguir confiando en las personas, aún después de las decepciones que sin pedirlas ni esperarlas me trae la vida.

En paz, por perdonar a quien mirándome a los ojos me mintió sin que le temblara la voz y dándole igual si me dolía.

En paz, por dejar de dedicar mi tiempo y mi preocupación a quien nunca los valoró cuando pensé que lo merecía.

En paz, por dejar de arrepentirme de lo que no hice en su día.

En paz, por comprender que el cariño y la amistad no aportan nada cuando son de mentira.

En paz, por no ser indiferente al dolor de los demás y haber estado cuando me necesitaron.

En paz, por hacerle caso a mi intuición, esa, que siempre supe no me fallaría.

En paz, por aprender a mirar lo que realmente importa y aporta desde otra perspectiva.

En paz, por hacer limpieza de lo que me hacía mal, incluidas actitudes, pero también personas que terminaron defraudándome un día.

En paz, por seguir cuidando lo bueno que tengo a mi lado, aunque a veces no sepa verlo sé que siempre ha estado.

En paz, porque todo lo que di fue de corazón sin esperar nada a cambio.

En paz, por dejar de justificar a quien con indiferencia me trató disfrazándola de amabilidad estudiada, pensando que así dolería menos.

En paz, por descubrir que aunque me gustó sentirme princesa, nunca tuve necesidad de ser salvada.

En paz, por aprender a alejarme de todo lo que me hizo un nudo en el pecho que casi termina rompiéndome el corazón y borrándome la sonrisa.

En paz, por dejar de soñar con lo efímero para no perderme lo auténtico, eso que me llena de dicha.

En paz, por empezar a buscar lo que de verdad me da tranquilidad, calma y vida.

En paz, por poder agradecer a esas personas que están en los momentos buenos, pero sobre todo en los malos demostrándome su amistad, su cariño, su afecto y su valía.

Estar en paz con uno mismo es lo que evita que pierdas la sonrisa, los matices, los colores o el significado de las palabras dichas.

Por todo eso que supe dejar atrás, por fin estoy en paz, conmigo misma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s