In-Dependencias afectivas

Por desgracia nos ha tocado vivir en una época en la que aún estando rodeados de gente nos sentimos solos, por lo que tendemos a la necesidad ineludible de poseer, tener, contactar, conectar con ciertas cosas o personas que consiguen darte paz y alegría y cuando no lo conseguimos nos queda la sensación de intranquilidad, pesar, tristeza y amargura. Y se nos vuelve la vida una suerte de aburrida ficción que sólo genera más sentimiento de soledad.

Y no creáis, la mente y la imaginación no ayudan nada, al contrario, son complejas y a veces estupidas y sin pretenderlo le damos alas, a través de lo que creen ver nuestros ojos, para que actúen como el guionista malo de una película de intriga, celos y traición, nos obcecamos y en vez de frenar y razonar con calma, aceleramos porque somos incapaces de intentar ver más allá, hasta que atacamos sin pararnos a pensar en las consecuencias que esto pueda acarrear y terminamos embistiendo como un toro de miura a quien siempre estuvo a nuestro lado, a quien realmente siempre mostró y demostró una y otra vez bondad, comprensión y ganas de aportar a su manera un poquito de felicidad a tu insatisfactoria vida y es normal que en defensa propia se termine alejando.

Ya me decía una persona muy sabia, con una bondad y una capacidad de perdón infinitas, que la dependencia afectiva en cierta manera es mala, que lo único que consigue es destruir la esencia de las emociones y disminuye la capacidad de sentir, que es lo realmente importante y enriquecedor de la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s